Las enfermedades cardiovasculares. Sus señales de alerta y prevención.

Las enfermedades cardiovasculares son causadas por trastornos del corazón y los vasos sanguíneos. Conózcalas para prevenirlas o darles tratamiento.

La cardiopatía coronaria y la enfermedad cerebrovascular son prevenibles en aproximadamente un 80% de los casos, porque está en nuestras manos modificar sus factores principales de riesgo. Pero… ¿cuáles son estos factores?

Fumar, una alimentación poco saludable y con altos niveles de sal, el consumo nocivo de alcohol y la inactividad física. En otras palabras, si usted deja de fumar, ingiere menos sal y bebidas alcohólicas, integra más frutas y verduras a su dieta y realiza una actividad física regular, además de prevenir o seguir un tratamiento para la diabetes, la hipertensión y la hiperlipidemia (altos niveles de grasa en la sangre) pudiera tener gran parte de la batalla ganada.

Conozca las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos

  1. La cardiopatía coronaria (enfermedad de los vasos sanguíneos que irrigan el miocardio o parte musculosa del corazón).
  2. Las enfermedades cerebrovasculares (enfermedades de los vasos sanguíneos que
    irrigan el cerebro).
  3. Las arteriopatías periféricas (enfermedades de los vasos sanguíneos que irrigan
    los brazos y las piernas).
  4. Las cardiopatías congénitas (malformaciones del corazón existentes desde el nacimiento).
  5. La cardiopatía reumática (lesiones del músculo cardiaco y sus válvulas causadas por la fiebre reumática).
  6. Las trombosis venosas profundas y las embolias pulmonares (coágulos de sangre en las venas de las piernas, que pueden desprenderse y alojarse en los vasos sanguíneos del corazón y los pulmones).

Síntomas más comunes de las enfermedades cardiovasculares

A menudo ocurre que la enfermedad de los vasos sanguíneos se mantiene oculta y no presenta síntomas, llegando a manifestarse por primera vez en forma de un ataque al corazón o un accidente vascular cerebral.

Por esta razón siempre es bueno detectar las señales de alerta de un ataque al corazón y de un accidente vascular cerebral para actuar sin perder tiempo. Es muy importante acudir a emergencias rápidamente para recibir ayuda y evitar así que su corazón o cerebro sufran daños. Llame siempre a una ambulancia y nunca trate de conducir usted mismo hacia el hospital por muy cercano que esté.

Los síntomas de un ataque al corazón son:

• Dificultad para respirar
• Dolor o molestias en el pecho
• Dolor o molestias en los brazos, hombro izquierdo, mandíbula
o espalda
• Náuseas, vómitos, desmayo y sudoración fría.

Los síntomas de un accidente vascular cerebral (AVC) son:

• El síntoma más común es la pérdida súbita, casi siempre unilateral, de entumecimiento en la cara, piernas o brazos (no lo entiendo)
• Confusión
• Dificultad para hablar o entender lo que le están diciendo
• Dificultad para caminar
• Problemas de visión en uno o en ambos ojos.
• Mareos, pérdida de equilibrio o coordinación
• Un fuerte dolor de cabeza sin causa aparente
• Debilidad o pérdida de conciencia

Prevención

Para reducir los riesgos de sufrir una enfermedad cardiovascular, haga cambios en su estilo de vida ahora mismo. Como ya le indicamos anteriormente, si fuma, deje de fumar y evite la inhalación pasiva de humo, haga más actividad física regular, evite los alimentos con mucha grasa, azúcar y sal, así como el consumo nocivo de alcohol, y mantenga un peso saludable. Hay factores que pueden aumentar el riesgo de ataques al corazón o cerebrovasculares, como el colesterol alto, la hipertensión y la diabetes. Por eso es tan importante seguir el tratamiento adecuado si estas condiciones están presentes. Y si es sobreviviente de un infarto o de una enfermedad cerebrovascular, siga al pie de la letra todas las indicaciones de su médico y visítelo regularmente.

Importante

• Cuando vaya al supermercado, la mitad de su cesta debe tener verduras y la otra mitad proteínas (pescado, carne, huevos) e hidratos de carbono (arroz, pan, frijoles y pastas).
• Lea las etiquetas de los
alimentos para saber si son bajos en azúcares refinados, grasas saturadas, grasas trans, que generalmente provienen de alimentos procesados, y sal.
• La cantidad ideal de sal diaria en su dieta: una cucharadita.

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s