¡Adiós a las dentaduras postizas!

El cuidado y el higiene bucal en ancianos es más delicado que en cualquier otra etapa de la vida y debe llevarse a cabo con regularidad para prevenir enfermedades dolorosas, pérdida de piezas dentales y masticación inadecuada.Todavía muchas personas consideran que la pérdida de piezas dentales es parte normal del envejecimiento, pero habiendo llevado unos hábitos correctos durante toda la vida, con muchas posibilidades disfrutaríamos de una dentadura fuerte y sana toda la vida.

Todavía estás a tiempo y te damos unos consejos para cuidar tu dentadura:

– Lavar los dientes por lo menos tres veces al día, empleando cepillo suave y pasta dental con flúor. Es aconsejable el uso de hilo dental al menos una vez al día.
– Reforzar la higiene con el uso de antiséptico bucal que posea agente antibacteriano.
– Tomar 2 litros de agua (8 vasos) al día. Tomar suficiente líquido garantiza mejor producción de saliva; el mejor aliado contra el sarro.
– No al tabaco, altera la química de la saliva y manchará nuestra dentadura.
– Visita al dentista periódicamente.

Pero si no ha sido así, y el paso del tiempo ha hecho estragos en nuestros dientes, puede que necesites el auxilio de instrumentos especiales para reforzar o reemplazar dientes que han sufrido daño o se han perdido, no hay por qué preocuparse; actualmente la tecnología nos ofrece muchos avances que pasan totalmente desapercibidos y se alejan de las rudimentarias dentaduras postizas.

Los recursos más empleados son:

– Corona o funda. Cubre por completo una pieza dental dañada con el fin de protegerla y evitar que se fracture.
– Puentes: Se utilizan para reemplazar una o más piezas faltantes, cubriendo el espacio que han dejado las mismas.
– Dentadura postiza: Puede cubrir parcial o completamente, y es removible, lo cual gracias a los novedosos adhesivos que podemos encontrar en el mercado no es ya un inconveniente.
– Implantes. Son pequeñas piezas de titanio que se fijan al maxilar inferior o superior y sirven como soporte para dientes artificiales. Permiten la colocación de una o más piezas y es la opción más efectiva, también la más cara.

Los implantes dentales están reemplazando poco a poco a los dientes postizos utilizados por algunas personas, ya que proveen muchas ventajas sobre las dentaduras postizas tradicionales. Se utilizan cada vez más para reducir el movimiento de éstas al actuar de soporte o punto de sujección. Los implantes se acercan mejor a la sensación de dientes naturales, facilitan la masticación adecuada lo que nos ayuda a mejorar nuestra alimentación y también el habla y la apariencia.

Sin embargo un implante no es aconsejable para todo el mundo ya que supone una intervención quirúrgica; el paciente debe estar saludable, con buenas capacidades de curación. Hábitos como fumar y beber puede afectar al éxito de un implante por lo que es indispensable que se haga un diagnóstico personal de cada candidato.

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s