La importancia de la colonoscopia

En los Estados Unidos el cáncer de colon es el tercer tipo más común de cáncer. Sin embargo, gracias a las pruebas que permiten su detección temprana el número de muertes a causa de esta enfermedad ha disminuido.

El cáncer de colon es una enfermedad en la que se forman células malignas en los tejidos del colon. En la mayor parte de los casos este cáncer se desarrolla a partir de pólipos o pequeños bultos que crecen en la mucosa que recubre el colon (que es la primera sección del intestino grueso) y el recto. Descubrir estos pólipos es la mejor manera de detectarlo en su etapa inicial, ya que un pólipo tarda hasta ocho años en convertirse en un cáncer invasivo. De ahí la importancia de que la colonoscopia se realice de manera rutinaria en los adultos mayores de 50 años.

Usted tiene mayor riesgo de padecer cáncer de colon si:

  • Tiene más de 50 años.
  • Consume una alimentación rica en carnes rojas o procesadas.
  • Tiene pólipos colorrectales.
  • Tiene una enfermedad intestinal inflamatoria (enfermedad de Crohn o colitis ulcerativa).
  • Tiene antecedentes familiares de cáncer de colon.
  • Tiene un antecedente personal de cáncer de mama.

Algunas enfermedades hereditarias también aumentan el riesgo de padecer cáncer de colon. Una de las más comunes es un tipo de pólipo llamado poliposis adenomatosa familiar (PAF).

Lo que usted come también puede jugar un papel determinante en el riesgo de padecer este tipo de cáncer. El cáncer de colon puede estar asociado con dietas ricas en grasas, bajas en fibra y una alta ingesta de carnes rojas. Fumar y beber alcohol en exceso son otros factores de riesgo para el cáncer colorrectal.

6 señales de alerta

  1. Dolor abdominal persistente bajo la última costilla.
  2. Cambios en la forma de las deposiciones y en el ritmo intestinal (frecuencia con que se va al baño).
  3. Se alternan fases de estreñimiento con otras de diarrea.
  4. Sangre en las heces.
  5. Cansancio agudo precisamente provocado por la pérdida de sangre a través de las heces.
  6. Pérdida de peso inexplicable. Este síntoma no está estrictamente ligado al cáncer de colon, pero sí a la posible presencia de tumores.

La colonoscopia

Lo indicado es realizarla rutinariamente cada 10 años después de los 50. Esta prueba es ambulatoria y consiste en introducir por el conducto anal un tubito flexible con una pequeña cámara de video monitorizada en unos de sus extremos que sirve para detectar la presencia de pólipos en el colon y en caso de hallarlos, extirparlos en el momento.

Antes de realizar esta prueba hay que seguir una dieta especial y hacer un vaciado de contenido fecal el día anterior.

En el caso de las personas que desarrollan muchos pólipos o que tienen historia familiar de esta enfermedad, entonces el médico determinará cada cuántos años debe repetirse la colonoscopia.

Foto: Pixabay.

 

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s