Cómo controlar la ansiedad

La calidad de vida de las personas mayores no solo implica un buen estado físico, sino también emocional. La ansiedad puede causar tensión e inseguridad.

La ansiedad, y nos referimos a la ansiedad normal y no a la patológica, puede crear angustia, temores, preocupación, inquietud… demasiadas emociones para que una persona mayor pueda manejarlas.

Situaciones tan sencillas como preocuparse por no haber podido cortar la hierba, lo que opinen los vecinos, o que la comida no haya quedado tan espectacular como se esperaba, pueden degenerar en episodios de ansiedad porque la necesidad de estima y reconocimiento no están presentes.

Las causas de la ansiedad en la tercera edad pueden ser muy variadas. Por un lado hay personas que arrastran sus problemas ansiosos desde hace años, que pueden agravarse a edades avanzadas. Pero hay otras propias de los cambios vitales que se producen a partir de los 65 años. La jubilación, el deterioro de la salud y las capacidades, la pérdida de la autonomía personal, el aislamiento social, la reducción de los ingresos económicos o el pensamiento de la muerte pueden provocar signos ansiosos en estas personas. Por eso los expertos aconsejan que para prevenir y combatir los problemas de ansiedad a esta edad, hay que evitar el aislamiento social.

Dejarse llevar por miedos, prejuicios e inseguridades es una carga emocional que impide vivir bien. Mientras que de jóvenes pensábamos que la hierba podía cortarse en otro momento, que las opiniones de los vecinos no nos afectaban, que la comida podía haber quedado mejor pero sirvió para tener un domingo feliz, ahora comenzamos a desvalorarnos atrincherados en la edad.

Ya sabemos que la vida no es fácil, pero a veces nosotros la complicamos más o dejamos que otros nos la compliquen. Lamentablemente nos programamos para fracasar en vez de hacerlo para triunfar. Si uno tiende a verlo todo difícil, a levantar obstáculos que no existen y a sabotearse, es fácil que las cosas no salgan bien. Cuando uno es capaz de cambiar los pensamientos negativos por otros positivos, los resultados pueden sorprendernos.

7 consejos que evitan la ansiedad

  1. No permita que algunas situaciones lo llenen de frustración y miedo.
  2. No entre en guerras ajenas. Lo desviarán de su camino.
  3. Mire hacia delante. Céntrese en lo verdaderamente importante.
  4. Viva al ritmo de su edad, sin permitir presiones.
  5. Valórese. Deje de verse a través de los ojos de los demás.
  6. Aprenda a manejar las emociones. Si su comportamiento diario depende de otros, es necesario hacer modificaciones.
  7. Confíe. Sepa de lo que usted es capaz. Esto le dará seguridad para poder emprender cualquier tarea porque podrá cumplirla a cabalidad.

Señales de alerta

Busque ayuda si usted experimenta…

  • Una pérdida de interés en la vida y una incapacidad para disfrutar de las cosas que generalmente dan placer o satisfacción.
  • Una sensación de fatiga o cansancio que está presente a pesar de una escasa actividad y que es tan intensa que hace que la tarea más simple suponga un gran esfuerzo. La motivación y el impulso están decayendo.
  • Ausencia de confianza en sí mismo, que con frecuencia se asocia a sentimientos de inutilidad o de ser una carga para los demás.
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s