Salud mental. Ejercitar nuestra mente todos los días

Por Alina Sosa, LCSW

La salud mental es importantísima para la calidad de vida del hombre. No es sólo la ausencia de trastornos mentales sino que se define también como un estado de bienestar en el cual el individuo, consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, trabajar de forma productiva y fructífera,  y ser capaz de hacer una contribución a su comunidad. 

La salud mental tiene que ver con nuestra creencia  de lo que nos está sucediendo.  Si somos pesimistas sobre nuestras circunstancias, la felicidad disminuye y la salud mental se afecta. Nuevas investigaciones demuestran que la capacidad de perdonar, conectar con otros, aceptar adversidades o ayudar a otros mejora la salud mental.

La salud mental también afecta nuestra salud física. Por ejemplo: Anders Ekborn, profesor del Instituto de Karolinska,  descubrió que los  hombres que se preocupan en exceso tienen 2.2% más predisposición de desarrollar Diabetes Tipo 2. El estudio se llevó a cabo por un período de  10 años.

Un aspecto importante de la salud mental es nuestra memoria  ―capacidad psíquica de recordar y conservar imágenes o hechos pasados y reconocerlos como tales―. Necesidad, motivación, atención, concentración y organización son elementos esenciales para que la memoria funcione adecuadamente.  ¿Qué quiere decir esto para nuestra vida diaria? Tenemos que prestar atención y  organizar nuestros pensamientos.  A veces, si estamos preocupados y nuestras mentes están cargadas, nos resulta  difícil prestar atención y concentrarnos. Esto interfiere con nuestra habilidad para recordar. Cuando sentimos mucha tristeza, nuestro interés y motivación disminuyen y se afecta la memoria.

Hay varios pasos que nos ayudan a mejorar la memoria y la salud mental. ¿Cómo? Pues realizando actividades que estimulan el intelecto, como hacer crucigramas, leer o escribir. Aprender lo nuevo ayuda a mantener el cerebro sano.

La conexión es una de las formas que motiva y ejercita nuestra mente. El contacto con aquellos que nos rodean, y con nuestras comunidades, nos mantiene en forma  mentalmente. Estudios conducidos por Darmouth College demuestran que estar conectado con otras personas es una necesidad básica humana. Para esto,  debemos explorar vínculos a través de la iglesia, actividades sociales ―puede ser un centro de recreación para adultos―, deportes o ayuda a otros. La conexión necesita existir con nosotros mismos, con otros y con la naturaleza.

Otras formas de ejercitar la salud mental:

  • Aprenda a ser agradecido.
  • Trate de tomar 15 minutos para respirar consciente y profundamente al día.
  • Practique ejercicios.
  • Duerma bien.
  • Perdone todo.
  • Mantenga una alimentación saludable.
  • Ríase.
  • Busque su conexión espiritual.
  • Encuentre soluciones y no se estanque en los problemas: no se haga víctima de sus circunstancias. Aprenda a aceptar lo que no puede cambiar, a cambiar lo que puede, y a tener la sabiduría para saber la diferencia.
  • Sustituya los pensamientos negativos por positivos. Libere las preocupaciones.
Esta entrada fue publicada en Estilo de Vida y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s