Guías Nuevas para la Detección Temprana del Cáncer de la Próstata

Pixabay.

por Jose Ferrer, MD.

Unos años atrás fueron de gran controversia en cuanto a la forma adecuada de detectar el cáncer de la próstata en etapa temprana.  Primeramente, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos  (conocido por “USPSTF”) recomendó en mayo que los médicos dejaran de usar la prueba del antígeno específico prostático (llamado “PSA”) para detectar el cáncer de la próstata porque en la literatura científica examinada se demuestra que esto no le brindó un beneficio directo a la mayoría de los pacientes.  Esta afirmación causó muchas discusiones y debates entre los urólogos y los científicos estudiosos del cáncer de la próstata.

Más tarde, la Asociación Urológica Americana (conocida por “AUA”) dio a conocer, en agosto, su propio grupo de guías concernientes al uso del PSA para la detección temprana del cáncer de la próstata.    Aunque aún generan algunos debates, las guías de la AUA han originado lo que para la mayoría de los urólogos es un criterio más racional en el uso de la prueba del PSA.

Básicamente, la controversia tiene que ver con estos puntos que, de por sí, son muy conocidos por aquellos urólogos que ejercen su profesión:

  1. El PSA es una enzima que la próstata produce normalmente, y por tal motivo, no es específicamente prueba de cáncer de la próstata. Hay varios factores causantes de que el PSA se eleve, muchos de los cuales no implican, en ningún sentido,  que se diagnostique el cáncer de la próstata.
  2. A veces, las concentraciones de PSA no se elevan o lo hacen muy poco a consecuencia del cáncer de la próstata, lo que frustra la labor de detectar el cáncer temprano en los casos en que los valores del PSA es la única base para ello.
  3. Muchos hombres que tienen cáncer de la próstata no se mueren a consecuencia de esta enfermedad.
  4. Hay que hacer varios estudios para detectar el cáncer de la próstata. Algunos pueden implicarle al paciente muchos riesgos, y todos son muy caros.
  5. El tratamiento del cáncer de la próstata implica, a menudo, morbilidades muy grandes (complicaciones y otros problemas), independientemente del método de tratamiento que se use.
  6. Muchos hombres que tienen cáncer de la próstata no necesitan tratamiento.

El problema verdadero radica en el hecho de que todavía no tenemos una prueba confiable que nos demuestre cuándo el paciente tiene cáncer de la próstata o no.  Todos los exámenes que tenemos en estos momentos (el ultrasonido de la próstata, el examen dígito-rectal, la prueba del PSA) son, en sí, un método indirecto de examen de detección del cáncer e implican cierto grado de incertidumbre y error.  El único método bueno para detectar el cáncer de la próstata es el de hacerle biopsias a la próstata, siendo éste un procedimiento incómodo y frecuentemente doloroso que implica grandes riesgos de infección o sangrado, y es impensable hacérselo habitualmente a los hombres ante los riesgos que ello implica.

Entonces, ¿cómo detectamos el cáncer de la próstata en sus etapas tempranas, en que se puede curar, en los hombres que, en realidad, necesitan tratamiento y al mismo tiempo evitamos hacerles biopsias y procedimientos innecesarios a los hombres que no les hace falta tratamiento, a pesar de tener cáncer de la próstata?

He aquí donde las guías de la AUA le han aportado cierta racionalidad a los argumentos y brindan un método comprobado científicamente que se basa en las investigaciones sobre los resultados y tienen en cuenta los diversos puntos de vista sobre esta controversia.

Básicamente, ante el hecho de que el cáncer de la próstata es mucho más agresivo en los hombres jóvenes, la AUA les sigue recomendando a los hombres la prueba de detección por el PSA hasta los 69 años de edad.  Sin embargo, puesto que el cáncer de la próstata es muy raro en los menores de 40 años, las pruebas y exámenes de detección empleando el PSA no se les recomiendan a los que tienen menos de dicha edad, a no ser que haya antecedentes concretos de cáncer en hombres jóvenes de la misma familia.  Además, a no ser que la persona figure en un grupo de alto riesgo (afroamericanos, familiares con cáncer de la próstata), no es necesario hacer habitualmente pruebas de detección entre los 40 y 54 años de edad, aunque cada caso debe manejarse individualmente y por ende, evaluarse.

Las mayores ventajas de las pruebas habituales de detección parecen brindárseles a los hombres entre los 55 y 69 años de edad, y la AUA recomienda que esta prueba de detección se haga únicamente después de que al paciente se le informe de los riesgos implicados en la evaluación y tratamiento a consecuencia de cualquier resultado positivo y que la decisión de hacerse pruebas de detección y exámenes se tome siempre entre el paciente y el médico.

Además, el grupo redactor de las guías de la AUA opina que si hay que hacer habitualmente pruebas de detección mediante el PSA, someterse a pruebas cada dos años después de obtener la concentración inicial de PSA, en lugar de cada año, es el método por el que se predice mejor si se encuentra presente un cáncer que podría ser mortal y se evitan los errores relacionados con los falsos positivos de la prueba del PSA.  De nuevo, las pruebas del PSA se pueden repetir tantas veces como sean necesarias, pero la decisión y el consentimiento siempre se deben acordar junto con el paciente.

Es notable que, en cuanto a los grupos de edades de los hombres que consultamos a diario aquí, en Leon Medical Centers, el panel redactor de las guías de la AUA señala que no se indica la prueba del PSA para los mayores de 70 años ni tampoco se indica cuando la esperanza de vida del paciente es de menos de 10 ó 15 años.  En las guías sí se afirma que la prueba del PSA se les puede hacer a los hombres mayores de 70 años que se encuentran en buenos estados de salud y ejecución sexual.

Así que, ¿qué hay que hacer en última instancia?  Los pacientes ya están más confundidos que nunca, sobre todo porque uno de cada diez pacientes de cáncer de la próstata fallecerá a consecuencia de la enfermedad: Sigue siendo, después de todo, la tercera causa más común de mortalidad masculina, aunque, sin embargo,  la única prueba no invasiva que tenemos disponible es apenas mejor que no hacer ninguna prueba de detección, y ya tenemos todas estas excepciones basadas en la edad que parecía que no las teníamos anteriormente.  Puede ser algo muy confuso hasta para los médicos.

La única respuesta verdadera es la de tener un médico atento y afectuoso como los que tenemos aquí en Leon Medical Centers, que esté dispuesto a orientar al paciente a lo largo de esta cantidad excesiva de información e incertidumbre y que pueda brindar las mejores respuestas en el sentido de evaluar y hacerle pruebas de detección individualmente a cada persona.  Todavía existen mucha confusión y controversias hasta entre los urólogos, aunque con atención y diligencia, los que necesiten detección temprana y tratamiento lo recibirán, y muchos de los pacientes que tendrían que haberse sometido a varias pruebas, biopsias que podrían complicarse, complicaciones de los tratamientos y efectos secundarios, y ni hablar de la ansiedad e incertidumbre de sobrellevar el diagnóstico de cáncer, quedarán exentos de pasar por ese sufrimiento y llevarán vidas más felices.

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s