Sobran las razones para dejar el cigarro

Pixabay.

Pixabay.

El cigarrillo es el principal fac­tor de riesgo de los proble­mas coronarios, las afecciones cerebrovascu­lares y el cáncer; y se ha demostrado su vinculación con al menos 52 enfermedades. Cada año el hu­mo del cigarri­llo es respon­sable de aproximadamente 3.000 muertes por cáncer de pulmón y de 35 a 40.000 muertes por ataques cardíacos en personas que no fuman.

Es lamentable reconocer que el cigarrillo es la principal causa de muerte evitable en el mundo, pues ocasiona más muertes que el SIDA, que los accidentes de tránsito, la violen­cia y el con­sumo de alcohol y drogas ilícitas juntos.

La nicotina es altamente adicti­va, llega al cerebro en seis se­gundos y provoca sensación placentera e incluso causa más adic­ción que la cocaína. Muchos de los efectos nocivos que causa, son discapacitantes e irre­versibles. La nicotina genera cáncer de la garganta, una úlcera viva que prácticamente no per­mite ni comer, ni beber, ni dormir al fumador.

Las personas que dejan de fu­mar, incluso aquellas entre 50 y 60 años, evitan en gran medida los riesgos de desarrollar cáncer de pulmón. Mas aún, si el fumador deja el hábito a una edad temprana, evita el 90 por ciento de los riesgos asociados al tabaco.

Los venenos del cigarrillo afectan todo el cuerpo. El humo del cigarrillo contiene más de 4.000 sustancias químicas dañinas, como el monóxido de carbono, el cianuro, el formol, el plomo y la nicotina.

Los venenos del cigarrillo pueden producir:

Ataques cardiacos. La nicotina del cigarrillo hace que el corazón trabaje más rápido. El cigarrillo también causa un bloqueo de las arterias del corazón, ocasionando ataques cardíacos.

Derrame cerebral. Los venenos del cigarrillo bloquean las arterias y ocasionan derrames cerebrales.

Manchas en los dientes. El alquitrán del cigarrillo produce manchas y caries en los dientes y problemas en las encías que pueden provocar la caída de los dientes.

Enfisema pulmonar. El fumar causa enfermedades de los pulmones, como la bronquitis crónica y el enfisema y nos hace más propenso a infecciones, gripes, etc.

Úlceras estomacales. La nicotina hace más difícil la digestión, lo cual causa úlceras en el estómago y mucha acidez después de comer.

Osteoporosis o huesos frágiles. El cigarrillo hace que el cuerpo no utilice bien el calcio. Esto aumenta el riesgo de padecer de osteoporosis, lo cual causa fracturas en las personas mayores de edad, particularmente entre las mujeres.

Se le envejecen los tejidos y se forman arrugas por resequedad en Ia piel. El semblante de un fumador es pálido y apergaminado.

Cansancio por falta de oxigeno en las celulas. Dolor y pesadez en la cabeza.


Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s