La ansiedad, un mal de nuestro tiempo

Pixabay.

Pixabay.

La ansiedad es algo que muchas personas experimentan diariamente. Y sentirse ansioso o nervioso es una reacción normal al estrés y una emoción común que pueden sentir personas de diferentes edades. Pero cuando la ansiedad se vuelve perjudicial e incapacitante para la vida de una persona, hay que disparar las alarmas. Un trastorno de ansiedad provoca sentimientos de aprensión, preocupación o miedo que son desproporcionados ante los problemas o situaciones que se temen.

El miedo y la ansiedad son parte de la vida. Puede sentirse  ansioso antes de presentar una prueba o al caminar por  una calle oscura. Este tipo de ansiedad es útil, puede permitirle estar más alerta  o ser más cuidadoso. Suele terminar poco tiempo después de que salga de la situación que la provocó. Pero, para millones de personas en los Estados Unidos, la ansiedad no desaparece y empeora con el tiempo.

Señala Alina Sosa-Pérez :

El trastorno de ansiedad generalizado es preocupación constante  o miedo que no se relaciona con ningún evento o situación en particular, o que está fuera de balance de lo que usted debiera  experimentar. Los síntomas  incluyen tensión muscular, temblor, sensación de “falta de aire”, latidos acelerados del corazón, resequedad en la boca, mareo, nausea, irritabilidad, disminución del sueño, hormigueo o adormecimiento en las manos  o en los pies, calenturas o escalofríos y no ser capaz  de concentrarse.

Los trastornos de ansiedad se desencadenan cuando su cuerpo por error  desencadena su sistema de alarma  al no haber peligro. Esto se puede deber  a un desequilibrio químico en su cuerpo. También puede estar relacionado con un recuerdo inconsciente, con un efecto secundario de un medicamento o con una enfermedad.

Sin embargo, Sosa-Pérez comenta que los trastornos de ansiedad pueden tratarse. Advirte que es necesario hablar con el médico si piensa que tiene un trastorno de ansiedad. Él puede ayudar a formular un plan para desarrollar habilidades que permitan afrontar su ansiedad. También le puede sugerir asesoría psicológica y le puede prescribir medicamento si lo necesita.

Sosa-Pérez ofrece algunos consejos sobre cómo afrontar la ansiedad:

Aprenda maneras de relajarse. Estas pueden incluir relajación muscular, yoga o respirar profundamente.

Haga ejercicio regularmente. Las personas que están ansiosas con frecuencia dejan de hacer ejercicio. Pero el ejercicio le puede dar una sensación de bienestar y le ayuda a disminuir los sentimien­tos de ansiedad.

Duerma bastante.

Evite el uso de bebidas alcohólicas y de drogas.

Evite la cafeína porque puede aumentar su sensación de ansiedad, puesto que estimula su sistema nervioso. La cafeína se encuentra en el café, té, en los refrescos y en el chocolate.

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s