La colonoscopia ¿Por qué? ¿Para qué?

Pixabay.

Pixabay.

La colonoscopia es una prueba que permite tener un registro visual de las paredes del colon para detectar tejido inflamado, lesiones, úlceras y crecimientos anormales de tejido. El cáncer de colon es una de las patologías más comunes del envejecimiento y ataca, principalmente, a los pacientes mayores de 50 años. Esta enfermedad no suele presentar síntomas hasta que se encuentra en estado avanzado, por lo que la colonoscopia de rutina después de los 50 años es uno de los más certeros métodos para el diagnóstico de este mal.

Es así como esta técnica diagnóstica es esencial para prevenir el cáncer de colon al detectarlo en las primeras fases de desarrollo, por lo general como un pólipo, antes de que se encuentre en etapas más avanzadas o cuando ya se ha extendido a otras partes del cuerpo. En el inicio de la enfermedad el tratamiento es posible y bastante efectivo, de allí la importancia del diagnóstico temprano.

Esto ha sido confirmado por numerosos estudios clínicos que afirman que la realización regular de una colonoscopia disminuye la incidencia de cáncer colorrectal tanto en hombres como en mujeres. Se recomienda que las personas con un riesgo promedio de cáncer colorrectal sean sometidos a una colonoscopia cada 10 años. Sin embargo, las personas con uno o dos pólipos pequeños y precancerosos deben realizarse el próximo examen a los cinco años. Aquellos pacientes a los que se les destectaron múltiples pólipos o pólipos grandes, suelen realizarse el estudio de control a los tres años.

La gran ventaja de la colonoscopia es que no solo es un método diagnóstico, sino que permite extirpar las lesiones. Por lo que tiene un doble beneficio, de diagnóstico y de tratamiento.

Y aunque puede pensarse que este es un examen incómodo, no es doloroso pues se realiza con sedación y el paciente solo debe realizar la preparación previa intestinal y programar el tiempo necesario para la realización del examen y la recuperación de la sedación. Se suele recomendar que el paciente vaya acompañado por alguien.

Así que aunque hay que tomarse el tiempo necesario para el examen, los beneficios del mismo superan todo inconveniente. Si usted tiene 50 años o más y considera que se encuentra en un grupo de riesgo, no dude en hablar con su médico de cabecera sobre el tema.

Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s